Pierre Teilhard de Chardin. La vida cósmica. Escritos del tiempo de guerra, 1916-1917

ISBN: 978-84-9879-701-5

212 páginas

1ª edición

Fecha de publicación: junio 2017

Encuadernado en Rústica

Dimensiones: 145 x 230 mm, peso 290 g

Materias: Correspondencias, memorias, biografías

  • 15,00 €

 

“La Vida cósmica” de Pierre Teilhard de Chardin.

El despertar del genio teilhardiano (1916-1917).

Leandro Sequeiros
Vicepresidente de la Asociación de Amigos de Teilhard de Chardin
Catedrático de Paleontología

     Los ocho ensayos de Teilhard de Chardin incluidos en este volumen, al que hemos denominado La Vida Cósmica, fueron escritos en el frente de batalla durante la primera guerra mundial entre 1916 y 1917. Forman parte del grupo de 20 ensayos escritos entre 1916 y 1919 publicados en francés en Écrits du temps de la guerre. Hemos preferido separar en dos volúmenes diferentes estos ensayos por una razón: al incluir en nuestra edición las mutilaciones que sufrió la primera, el volumen resultaría excesivamente extenso y los nuevos lectores iban a encontrarse ante un texto demasiado largo.

     Pero conviene que los lectores posean una visión de conjunto. Entre 1914 y 1919, hace un siglo, Europa sufrió uno de los conflictos bélicos más crueles y sangrientos de su historia. Un conflicto que sembró de muerte, odio y destrucción a gran parte de los campos y ciudades de la vieja Europa. Este conflicto se conoce como la primera Guerra Mundial, también tristemente recordada como la Guerra Europea o la Gran Guerra. Millones de refugiados, ciudades destruidas, familias rotas; miles y miles de civiles y de combatientes muertos.

     El jesuita paleontólogo, científico y místico, Pierre Teilhard de Chardin (1881-1955) fue uno de sus testigos presenciales. En el frente de batalla del norte de Francia, participando en la batalla de Verdún, sintió en sus carnes la rudeza del combate. Por su estado de sacerdote, fue destinado como camillero. Salvó muchas vidas y asistió a la agonía y muerte de muchos amigos. Y también tuvo lugar el despertar del genio teilhardiano con el contacto con el dolor.

     El “bautismo en lo real”, como él mismo define, llevó a Teilhard a escribir muchas cartas a su prima Margarita y a redactar un buen número de ensayos que expresaban la evolución de su pensamiento religioso, místico, filosófico y científico [Agustín Udías (2017) “Pierre Teilhard de Chardin, una espiritualidad desde la visión del mundo de un hombre de ciencia”. Manresa, Madrid, volumen 89, pp. 195-204]. En el frente de batalla en el norte de Francia, en esta terrible situación, se produce lo que los estudiosos de su obra (como su biógrafo Claude Cuénot) han denominado “el despertar el genio teilhardiano”. En esta terrible situación personal, el alma mística de Teilhard se abre a altas consideraciones sobre el sentido profundo de la vida, la muerte, la ciencia, la historia, el Cristo cósmico que se hace transparente en la materia ensangrentada.

     Hemos considerado de interés para los lectores situar a Teilhard en el marco global de su vida para entender cómo, La Vida cósmica, fue el punto de partida de toda su gran aventura intelectual. La Vida cósmica forma parte de su experiencia terrible como camillero en el frente de batalla sublimada por su gran fe religiosa. De acuerdo con los datos aportados por el profesor Claude Cuénot [Cuénot, C., Pierre Teilhard de Chardin. Le grandes étapes de son évolution. Plon, Paris, 1958, 489 + XLIX pág; edición española: Cuénot, C., Pierre Teilhard de Chardin. Las grandes etapas de su evolución. Taurus, Madrid, 1967, 640 páginas (sobre todo, a partir de la página 53)], en el mes de agosto de 1914, Teilhard no está aún movilizado. Pero las urgencias de la guerra hacen que, pese a su condición de sacerdote, se le declare “útil para todo servicio”. Movilizado casi inmediatamente e incorporado a la 13ª sección de Sanidad, Teilhard pasa un tiempo en Vichy y después en Clermont-Ferrand.

     El 20 de enero de 1915, ya es camillero de segunda clase en el 8º regimiento de choque de tiradores marroquíes. Este regimiento se convierte desde el 22 de junio de 1915, en el 4º regimiento de zuavos y tiradores. Los primeros meses de 1915 los pasa Teilhard en los confines de Oise y del Somme, aproximadamente en el ángulo que formaba la línea del frente que, procedente del este, se remontaba hacia el norte de Francia. En abril y mayo y en agosto de 1915, el 4º mixto está en el sector de Ypes. Luego, en septiembre del mismo año participa en la gran ofensiva de Champaña, especialmente brutal y mortífera, a la que hemos aludido. En junio, en agosto, en octubre, y en diciembre de 1916 nuevos actos heroicos en el frente, le cubre de gloria en Verdún.

     En 1917 volvemos a encontrarlo en Champaña, en la región del Chemin-des-Dames, cerca del Ainse, y después, en las pendientes septentrionales al oeste de Soissons, participa de lleno en la segunda batalla del Marne y más tarde, participa en la contraofensiva. Una guerra parece que, en principio, es incompatible con la vida intelectual. Pero durante los períodos de reposo, Teilhard –según sus biógrafos y sus cartas – llenó, con su letra a la vez menuda, rápida, enérgica y distinguida, cuadernos enteros en los que confiere a su pensamiento una formulación ya compleja y rica.

     La edición francesa de los 20 ensayos que componen el volumen Écrits du temps de la guerre (1916-1919) [Pierre Teilhard de Chardin (1965) Écrits du temps de la guerre (1916-1919).  Oeuvres de Teilhard de Chardin, Paris, Éditions Bernard Grasset, 1965, Éditions du Seuil, 479 pág.] fueron publicados en París en 1965, diez años después del fallecimiento de Teilhard. La edición se preparó a partir de los manuscritos autógrafos que se conservan en los fondos de la Fundación Teilhard de Chardin. Entre los miembros del Comité Científico encargado de la edición francesa se encuentraba el profesor Miquel Crusafont, que fue el gran impulsor de las traducciones al castellano y al catalán de las obras de Teilhard [L. Sequeiros y J. Castellano Barón, Amigos de Teilhard en España. Aproximación histórica. Bubok ediciones, Córdoba, 2015, 163 páginas]. Crusafont estuvo muy influido por el pensamiento cosmológico de Teilhard de Chardin (1881-1955) con el que contactó a través de Georges G. Simpson, de forma que fue el primer español que escribió sobre el ideario del jesuita francés.

     En 1963, Crusafont tradujo la obra de Teilhard de Chardin El fenómeno humano, así como otros volúmenes publicados en castellano y en catalán. De modo similar a Teilhard, Crusafont estuvo en contacto con altos funcionarios de la UNESCO para colaborar en la creación de un gran Instituto de Investigaciones sobre la interdisciplinariedad y la unificación del conocimiento.

     Muy probablemente, Crusafont debió contactar con Jesús Aguirre, director entonces de Editorial Taurus, para publicar en España las obras de Teilhard a partir de la traducción de los volúmenes que iban apareciendo en Francia. De esta manera, dentro de la colección “Ensayistas de Hoy” de Taurus fueron publicándose las obras de Teilhard.

     Hay varias razones que nos han movido a publicar una nueva edición de estos textos en castellano. La primera razón es el deseo de la Asociación de Amigos de Teilhard de Chardin (creada en 2013) a llevar a un público más joven el pensamiento teilhardiano que, por lo general, desconoce las ideas interdisciplianares entre ciencia y religión. La segunda razón que ha movido a publicar este volumen es el hecho de que la edición castellana existente tuvo una traducción apresurada que produjo errores de traducción y erratas de impresión. Por otra parte, los nuevos lectores de Teilhard tienen dificultad para encontrar hoy los libros de Teilhard, a no ser en librerías de ocasión, una nueva edición de estos textos parecía una demanda en algunos sectores.

     Estas razones son las que nos han impulsado a llevar al público de habla castellana estos ensayos de Pierre Teilhard de Chardin que esperamos, un siglo después de su redacción, a conocer mejor las raíces del pensamiento teilhardiano.