El sacerdote jesuita que creía en Dios y en la Singularidad

El sacerdote jesuita que creía en Dios y en la Singularidad

Las ideas de Pierre Teilhard de Chardin pueden haber estado adelantadas a su tiempo.

Por Micah Redding

Mar 8 2016, 12:00pm

En 1915, Pierre Teilhard de Chardin estaba en el frente de la Primera Guerra Mundial. En algún momento, entre la sangre, el sudor y la muerte de la interminable guerra de trincheras, Teilhard vislumbró algo que lo perseguiría: la gran interconexión de los seres vivos.

Esta visión cambió su vida.

Teilhard se convirtió en paleontólogo, geólogo, conferencista, ensayista, viajero mundial, héroe de guerra y parte del equipo que descubrió el Hombre de Pekín, una colección de huesos humanos ancestrales que constituye uno de los hallazgos arqueológicos más importantes del siglo XX. Puede imaginarlo como una especie de Indiana Jones, que recorre el mundo, descubriendo los misterios de la existencia humana a medida que avanzaba.

Pero lo más notable de Teilhard fue que era un sacerdote Jesuita. Y en lugar de ver la evolución como una forma de socavar su fe cristiana, llegó a creer que la evolución no era nada menos que el núcleo absoluto del cristianismo.

La iglesia católica no estaba tan segura. Tampoco lo estaba el mundo científico. Teilhard conectaba las cosas que tradicionalmente se mantenían separadas, y trastornaba el incómodo enfrentamiento entre la ciencia y la religión.

Nadie lo sabía entonces, pero al cruzar esas líneas, Teilhard estaba iniciando las ideas que evolucionarían hacia el transhumanismo moderno.

La curva exponencial

Más polémico, Teilhard vio una dirección en la evolución. Este fue un debate acalorado tanto en ese momento como ahora, pero cuanto más estudiaba Teilhard, más se convencía de una tendencia innegable hacia una complejidad, interconexión e inteligencia crecientes. Esta tendencia ha llevado desde criaturas unicelulares a organismos multicelulares, desde organismos multicelulares a criaturas con corazones, pulmones y cerebros, y desde criaturas con cerebro a seres que pueden leer, escribir y comunicarse a través de miles de kilómetros. Esta era la "curva de la evolución" de Teilhard, y no se parecía a nada, tanto como a la curva exponencial de la Ley de Moore, que conducía hacia arriba y hacia la derecha en un ángulo cada vez mayor.

A pesar del antagonismo inicial, la iglesia ha adoptado, clara pero silenciosamente, el pensamiento de Teilhard.

Este proceso (la evolución) ha llevado inexorablemente hacia los seres humanos. Pero el punto de Teilhard era que la humanidad era simplemente un paso en una escalera interminable de complejidad creciente. La humanidad no está al final del proceso. De ningún modo.

La red

De hecho, Teilhard creía que ya estaba surgiendo otro nuevo nivel de complejidad e inteligencia. Teilhard llamó a este nuevo nivel la "noosfera", el mundo de la mente cada vez más interconectado.

Como lo vio Teilhard, esto comenzó con el advenimiento del cerebro humano, pero no puede permanecer aislado en el cerebro humano para siempre. En nuestros libros, nuestro arte, nuestra tecnología, nuestros caminos, la noosfera ya se está acercando para establecer una mayor conexión, una mayor profundidad, una mayor integración. Ese proceso se convertiría en:

"… [una] red de enlaces … un sistema nervioso … una red estrechamente interdependiente … sobre toda la tierra …" (El fenómeno humano)

Si eso le suena familiar, no está solo. A Teilhard se le atribuye haber anticipado Internet antes de que fuera siquiera un rayo en el ojo de DARPA.

Pero la visión de Teilhard no se detuvo con la aparición de una noosfera y un sistema nervioso global. Su "curva de evolución" continuó, trazando una complejidad, inteligencia y conexión, cada vez mayores.

El Surgimiento de la Superinteligencia

Esto apunta a una cosa: un superorganismo emergente.

Teilhard lo llamó "El punto Omega". En estos días, lo llamamos "la Singularidad". La idea es la misma: en algún momento, la red "despierta" y una inteligencia sobrehumana emerge dentro de ella. Una vez que ha surgido una superinteligencia, somos fundamentalmente incapaces de comprender lo que sucede a continuación. Nuestra curva exponencial ha ido efectivamente al infinito y ha traspasado los límites de la percepción.

A pesar de eso, los teóricos modernos de la Singularidad, no pueden evitar especular sobre lo que viene después. Teilhard no fue diferente.

 Imaginó que una vez que se hubiera alcanzado el Punto Omega, la vida podría finalmente alejarse del planeta en un rayo de luz explosiva, dirigiéndose a colonizar el universo. Tal vez entre las estrellas, la vida descubra miles o millones de mundos habitados y luego se conecte con ellos para unirse al universo en una brillante red mental. Es difícil imaginar algo más acorde con la visión expansiva de Teilhard.

Transhumanismo

En 1949, Teilhard describió la búsqueda de este futuro como un proceso de "transhumanización" y un camino para convertirse en transhumano.

JulianHuxley, el biólogo y eugenista (y hermano del escritor AldousHuxley), fue profundamente impactado por Teilhard. En 1957, Huxley escribió:

"La especie humana puede, si lo desea, trascenderse a sí misma, no solo esporádicamente … sino en su totalidad, como humanidad. Necesitamos un nombre para esta nueva creencia. Quizás el transhumanismo sirva: el hombre permaneciendo hombre, pero trascendiéndose a sí mismo, dándose cuenta de las nuevas posibilidades de y para su naturaleza humana ".

Este fue el origen del transhumanismo moderno, un movimiento ampliamente caracterizado por los conceptos de superinteligencia emergente y un arco de evolución exponencial.

El Futuro

La influencia de Teilhard solo ha crecido a lo largo de los años.

Durante su vida, Teilhard fue fuertemente censurado por la iglesia católica. Pero a pesar del antagonismo inicial, la iglesia ha aceptado clara, aunque silenciosamente el pensamiento de Teilhard. Los últimos tres Papas lo han referido favorablemente, el Papa Francisco lo incluyó en la encíclica Laudato Si , y el Papa Benedicto incluso definió la misa católica como la anticipación de la noosfera completa.

Al igual que la curva de aceleración de la evolución de Teilhard, esta tendencia parece continuar. Las personas religiosas están cada vez más involucradas en los esfuerzos transhumanistas, y eso probablemente solo se acelerará en los próximos años.

Incluso si no es usted religioso, esto puede ser algo bueno. En un mundo de cambios a menudo terroríficos, tal vez la Singularidad podría usar un santo patrón, y Teilhard puede ser reconocido como el primero en verlo venir.